El problema de pensar la solución: solución a la especialización mental

solucionar problemas

¿Os habéis dado cuenta de la gente que trabaja siempre haciendo lo mismo?. Suelen decir que su trabajo es rutinario y aburrido. como consecuencia podemos encontrar personas poco motivadas y por lo tanto con poca productividad. ¿Cómo podemos extrapolar esto al mundo de la mente?

¿Pensar en la solución o no?

¿Podemos realmente resolver los problemas mediante su meditación?. Esto es como todo, de tal forma que si se produce un exceso de pensamiento sobre la solución a algo el sistema se colapsa. Por tanto, cuando tenemos un gran problemas, y lo meditamos durante mucho tiempo como dice la gente, es muy probable que entremos en bucles de pros y contras sobre las diferentes alternativas que tenemos. La consecuencia sería la indecisión, puesto que por cada pro de una opción, saldrá un pro de la otra y nos será más difícil decidirnos.

No es aconsejable cuando se llega a este punto seguir con la misma estrategia, es decir, ”pensar y pensar de nuevo sobre el problema. El primer consejo en estos casos es el siguiente: utiliza la creatividad para disociarse de la situación, viéndola desde fuera y así poder aconsejar a esa persona (tú) que esta en esa situación. Esta técnica se basa en que muchas veces las personas somos capaces de dar mejores consejos a los demás que a nosotros mismos, o sea, en aquellas situaciones que incluso nos molesta el saber la solución de otro u otra y no la tuya. Por tanto disóciate de tu cuerpo y situación, observándote desde lo lejos y aconsejándote.

El segundo consejo es realizar una meditación de tal forma que dejemos a nuestra mente inconsciente funcionar en segundo plano para obtener la respuesta. ¿No os ocurre que en ocasiones en medio de una situación inesperada se os ha ocurrido una gran idea?. Pues en este caso es lo mismo, deja que la mente te la proporcione cuando ella considere necesario con la meditación que daremos aquí.

El tercer consejo versa sobre la rutina. Hace mucho tiempo leí que un gran pensador, cuando quería tener grandes ideas o necesitaba grandes soluciones, se ponía a colocar ladrillos o a hacer tareas rutinarias. Se ve que con estas acciones rutinarias se deja a la parte creativa de la mente libre, de tal forma que se relaja, se libera y funciona mejor, dando así ideas más claras. Podemos ver de nuevo como nunca es bueno obsesionarse con la solución. Por lo tanto, si quieres tener buenas ideas libera de uso tu mente creativa con tareas repetitivas y rutinarias y obtendrás respuestas.

Finalmente… ¿será la especialización tan productiva como dicen?

¿Qué tiene que ver la especialización con la mente?… todo. En este caso podemos ver como cuando la mente se especializa en algo demasiado puede colapsarse. En las empresas, las personas con trabajos repetitivos se aburren. Si bien es cierto que producen mejores resultados al principio pero, ¿compensará el aumento de la especialización con respecto a la baja motivación?.

En mi opinión la especialización no es productiva durante largos periodos de tiempo, a corto plazo puede aumentar la productividad, pero con el tiempo la disminuye ya que la desmotivación va en aumento. También podemos añadir que si las personas que realizan trabajos especializados y por tanto rutinarios, tienen grandes ideas como consecuencia de dejar la mente creativa libre… ¿no sería bueno preguntar a los operarios de las empresas sobre consejos de mejora?

¡Comparte el artículo si te ha gustado con los botones de abajo!

Spread the love

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *