Análisis fundamental. Otra forma de ver la bolsa

En el capítulo de hoy haremos una introducción en la que observaremos las diferencias más claras entre el análisis de gráficos y el fundamental. Básicamente la diferencia es que el análisis de gráficos solo se basa en meros patrones de velas japonesas que indican una señal de compra- venta bastante incierta mientras que los fundamentales miran las entrañas de la empresa así como sus balances para asegurarse de que es una buena compra.

Benjamin Graham normalmente hace la siguiente crítica a los chartistas o a los que el denomina los inversores agresivos o especuladores.

     –Actúan cogiendo la marea, es decir, comprando cuando el precio de las acciones es ascendente y vendiendo cuando el precio de ellas está en declive. Con respecto a este punto critican que hacer operaciones haciendo lo que hace todo el mercado no es una opción inteligente puesto que el mercado es muy probable que se sature y que esté es un punto máximo una vez que te has unido a la tendencia, invirtiéndose en ese momento y produciendo grandes pérdidas.

     –Selectividad a corto. En este caso se hace referencia a las acciones de Trading Chartista que compran solo cuando se observa que la acción en cuestión tiene perspectivas favorables, así como un aumento de beneficio, para aprovecharse de la psicología del mercado. Pero los fundamentalistas critican esta actividad ya que consideran que la competencia del mercado es muy probable que ya sepa de estas estimaciones sobre aumento de beneficios o de cualquier otra previsión favorable a la empresa.

     –Selectividad a largo plazo. Este concepto hace referencia a que el inversor chartista hace una apuesta al futuro basándose en que como el pasado a ido bien en dicho valor, es muy probable que lo haga en el futuro, e incluso puede ser que invierta en empresas que no han tenido un pasado brillante pero se espera algo de ellas. En este punto los fundamentalistas critican que el inversor se enfrenta de nuevo a los mismos problemas que la selectividad a corto plazo, es decir, se puede equivocar en la estimación futura con el agravante de que se equivocará en el largo plazo y por lo tanto estará más tiempo perdiendo dinero.

En este capítulo hemos recogido las críticas de Benjamin Graham al análisis de gráficos o psicológico, diciendo básicamente que averiguar el futuro basándose en gráficos y psicología es algo de dudosa fiabilidad, en detrimento de otras acciones de las que el es partidario y que comentaremos en los próximos capítulos.

Bajo mi punto de vista esto es bien cierto en algunas ocasiones pues tengamos en cuenta que la probabilidad de que los inversores salgan perdiendo en bolsa es prácticamente el 95%, por lo cual, si escoges aquella opción que escoge la mayoría de la gente, o las masas, es muy probable que te unas a ese 95% de derrotados en bolsa.

Gracias por estar aquí conmigo una vez más en Wallstreet Andalucía aprendiendo a invertir en bolsa con Miguel Morgant. ¡Os espero en la próxima entrega y disfruten del día!

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *